Núcleos temáticos

Núcleo 1: Estela Maya

En esta parte se aprecian los recuerdos de la Maestra Lazo, sobre Tikal. Éstos están plasmados en una estela maya, semienterrada, rodeada de bellas plantas de la selva virgen, complementado con enredaderas y árboles. En la parte superior se ven pájaros en vuelo, propios de la región norte del país.

Núcleo 2: La Fertilidad

Vemos la representación de la tierra fértil con una mujer morena que simboliza la tierra, recostada sobre un grueso tronco de árbol, en parte, cubierta por el fruto de la flor de pitahaya y las hojas de tabaco. La mujer blanca de pie deja caer a la tierra, la semilla del maíz y el polen, empleando su mano izquierda. Sobre ellas se observa la exuberancia de la naturaleza de Guatemala, entre las que se observan árboles de mango de Escuintla y árboles de pan, donde revolotea un loro.

Núcleo 3: Los frutos de la Tierra

Más arriba, casi al centro del mural, se observa una indígena caminante, portando un bello y colorido traje maya; en la cabeza carga un canasto con banano majunche. En la mano derecha, porta un canastito con caimitos.

Núcleo 4: La siembra

A nuestra mano derecha, se aprecia a un campesino con la tierra en la mano, enseñándoles a sus hijos a sembrar “el futuro de Guatemala”, como la dice la autora, representado por la planta de fríjol que va a sembrar el niño. La niña de rodillas, tiene una paloma de la paz en su regazo y está comiendo una deliciosa pitahaya. Sobre ellos, frondosos árboles frutales de papaya y zapote.

Núcleo 5: Firma de la artista

Al final, en la parte inferior derecha, con firme trazo, ligeramente inclinado con letras de molde, se estampa la firma de Rina Lazo, e incluye el año de su realización, 1,954.

Núcleo 6: Apreciación critica

Con motivo de la puesta en valor del mural Tierra Fértil de Guatemala, se invitó a la crítica de arte Licda. Irma de Luján, a realizar una apreciación estética de la obra, aportando el siguiente texto, el cual fue incorporado al mural por la maestra Rina Lazo.

Sentimos en esta obra, casi como un llamado puro al orden que nos convida la naturaleza. Rina Lazo con el oficio y talento de muralista busca y estudia nuestra flora nada de fantasías cada hoja cada árbol son auténticos, es casi un estudio sobre la vegetación fértil y generosa de Guatemala. Parece como la alquimista de la edad media y el renacimiento buscaran con afán la “Proporción Divina”; la pintora afirma en esta obra la existencia de la belleza pura; a los grandes maestros y tal como ellos se acercó a métodos científicos; así que, para Rina Lazo; un cuadro es así una ecuación; cuanto más justos son sus elementos, entre ellos el coeficiente de belleza es más grande.