En 1,925 se erige un monumento funerario que incluía un busto en mármol, originalmente ubicado en el corredor oriental del inmueble, con motivo de la repatriación de los restos del expresidente Dr. MARIANO GALVEZ (1794-1862) y su familia a este edificio, donde Gálvez hiciera sus estudios superiores y ejerciera después docencia universitaria.